prejubilarse y un barato

Cómo prejubilarse a los 50 años.

Recientemente una sobrina me propuso un reto sin igual. En la clase el profesor les dijo que tenían que buscar una alternativa al palabro “pack”, yo le dije sin pensarlo, – “Lote”,- A lo que la susodicha me replicó que – Un lote es algo de la misma clase, género etc, etc. y en un pac, pueden ir una maquinilla de afeitar, la crema, y de regalo una entrada para ver teatro. – Me quedé absolutamente desconcertada. Llamé a mis conocidos y conocidas, nada más que para joderles el día con el reto, y Friné me dijo, – Ahora mismo llamo a un charlatán, que si hay un palabra para eso en castellano, él la conoce. – Y éste le contesto por el teléfono – ¡Joder! ¿Lo que yo vendo quées?, UN BARATO, ¡poseso mismo !. Un charlatán, es una persona dotada y entrenada en el don de las palabras, hasta alcanzar el título de DON, y lo que venden generalmente, es un barato, de ahí el palabro en desuso, baratón, que llama a las persona que tratan en compras, ventas y trueques en el diccionario de la rae, pero que tiene totalmente perdida su palabra principal, el barato, por no haber recogido su significado popular, que ahora necesita.  El charlatán cada vez que iba a agregar algo más, empezaba a enumerar, – ..Y esperen un momento antes de comprarme este barato en el que no les doy…ni 1, …2,….3, sino que además también agrego a este barato, ¡una palangana!. – Un barato es un lote sin ton ni son, que no sea la de ir saciándonos la avaricia, con cachivaches que podrían tener alguna remota utilidad,  pero que seguramente no. Lo mismo que un pac.

Los recogedores de la tradición de charlatanes, los políticos, hoy en día nos regalan cada palabro quepaqué. Ahora aún cuando los compañeros de Europa o europeos, nos llaman despilfradores, puteros, etc.  Cuando los charlatanes deberían hacer gestos hacia la opinión pública, nuestra y Europea,  van, y nos hacen un barato. Nos van a prejubilar a los estibadores, este es el cebo que han echado, para que una vez que los estibadores digan,- Síiii, (¡de puta madre!), -Los partidos nuevos no digan – NI DE COÑA,- Partiendo de la realidad, de que a los demás nos van a “posjubilar”.  Me decía un conocido haber presenciado a una señora que le daba cuentas de su hija soltera a la portera, que ésta no estaba embarazada sino embarazadita que solo era un poquito, y que le  decía la portera: – Qué era eso de estar embarazadita. – Pues con lo de prejubilarse es lo mismo,  o lo estás o no lo estás.

 

8 pensamientos en “prejubilarse y un barato”

  1. Muy bien llevado. Unos charlatanes que no hacen si no lanzar baratos al pueblo insaciable. Fíjese usted en la última generosidad del IVA cultural: pa los toros y pal teatro, usease: que si usted tiene inquietudes intelectuales, pero no vive en una ciudad con plaza de toros o teatro, se jode por aldeano. A quién se le ocurre no querer vivir en una capital… La misma cultura elitista y centralista de toda la vida…

    Salud!

  2. …como en una tiendecilla de las de “toda la vida”, de nombre El Barato -sí, sí, El Barato-, donde solían acudir las yayas de mi pueblo a comprar batas, delantales y bragas sobaqueras. Claro que las tales yayas sólo se jubilaban cuando les daba el último achuchón.

    1. Mi padre cuando regañaba con mi madre, recuerdo que la espetaba “Ándate al sindicato a rajar barato”.
      En la mercería del pueblo se construía y se deconstruía el castellano, a 6 y 7 voces, algunas hablando más deprisa que daba el pensamiento, y desde luego se apuñalaba de manera general en femenino los maridos. La chiquillería alucinábamos con las cajonereras diminutas llenas de botones, y cachibaches de colores, que llegaban hasta el techo.
      Pues si El barato, era un común, como el bar, la droguería.. y las yayas no se jubilaban, los yayos casi tampoco.

  3. Ahora tenemos el barato de la televisión, donde se venden siempre las mismas cosas. Será porque alguien las compra.

    Con las prejubilaciones ya se sabe, las pagamos con dinero público, que, total, no es de nadie, y unos cuantos votos más para los charlatanes.

  4. hay que decir que una de las cosas buenas que tiene ser de pueblo es que sé lo que es un barato. Y ojo, que no creo que todos puedan decir lo mismo. ¡Qué recuerdos!

    El camión (viejo y ajado) destartalado que pasaba por el pueblo y nos vendía zapatillas de mil pesetas para destrozar ese mismo verano, y lo mismo te vendía también una cubertería que útiles de limpieza 😀

    PD: yo creo que un pack es un lote.

    1. Pues opino lo mimo, que un lote en una subasta, o en el reparto de una herencia, lo más seguro es que sea variado, y nadie ha buscado una palabra nueva.
      Esos camiones con cachibaches, por los pueblos a las faldas de Gredros, siguen pasando, y están resultones (excepto a las 4 de la tarde). 😀
      Un Saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *